Imprimir

El recorte a las eléctricas se quedará en 2.242 millones, un 25% menos de lo propuesto anteriormente por la CNMC

La firma de rating Standard & Poor´s ha echado las cuentas del recorte a las eléctricas, según la última propuesta de circular sobre la retribución a la distribución y transporte de electricidad para el periodo 2020-2025.

 En su última propuesta de circular, el regulador prevé una retribución para la actividad de distribución de energía eléctrica, que afecta principalmente a Endesa e Iberdrola, de 31.970 millones de euros para el periodo 2020-2025, frente a los 33.541 millones de euros que resultaría de mantenerse el sistema de retribución vigente.

Esto supone un recorte en la retribución total para el periodo regulatorio de 1.570 millones de euros, lo que deja el ‘hachazo’ en un 4,6%, frente al 7% que planteaba inicialmente.

En lo que se refiere a la retribución al transporte de energía eléctrica, actividad que realiza Red Eléctrica de España, la CNMC la sitúa para el total del periodo 2020-25 en 8.643 millones de euros, frente a los 9.315 millones de euros (672 millones menos) que resultarían de mantenerse el sistema de retribución vigente. Esto supone dejar el ‘hachazo’ en el periodo a la actividad en un 7,2%, frente al 8,2% planteado en el borrador de julio.

Si se suma, el recorte total para el sector eléctrico será solo de 2.242 millones para los próximos seis años, frente a los 3.000 millones que se calculaba que sería el recorte anteriormente propuesto por al CNMC. Es decir, que la nueva propuesta de circular del regulador ha suavizado el hachazo en unos 758 millones, algo más del 25% de recorte.

S&P Global Ratings considera que la nueva propuesta de retribución de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para el sector eléctrico está en línea con las «expectativas» y no ve impacto en sus calificaciones.

En un comunicado, la agencia señala que el recorte recogido en la nueva circular remitida por el regulador al Consejo de Estado para su aprobación, en la que se suaviza el ‘hachazo’ respecto al borrador de julio, ya había sido tenido en cuenta en sus calificaciones.

S&P considera que Red Eléctrica y Viesgo serán las dos compañías más afectadas si finalmente esta nueva propuesta se convierte en definitiva para el periodo regulatorio 2020-2025, «debido a su mayor exposición a las operaciones de la red eléctrica doméstica».

Así, señala que la CNMC no ha considerado la remuneración financiera para los activos de transmisión en operación anteriores a 1998, expirando a finales de 2023. De esta manera, a partir de 2024 la remuneración de estos activos se limitaría a un aumento del 30% de la retribución de operaciones y mantenimiento existente.

Esta medida afecta principalmente a Red Eléctrica, aunque S&P subraya que el impacto para el operador del sistema es aún «incierto» y se notará solo a partir de 2024, concediendo tiempo para que la compañía se ajuste.

Fuente: elperiodicodelaenergia.com