Imprimir

Viesgo vuelve a desaparecer: EDP compra a Macquarie todos los activos de distribución y generación por 2.700 millones

Sede corporativa de Viesgo en Santander.

EDP ha alcanzado un acuerdo con el fondo de inversión australiano, Macquarie, relativo al 100% de los activos de Viesgo

Este acuerdo, sujeto a las aprobaciones regulatorias correspondientes, incluye todos los activos de la compañía de origen cántabro, entre los que se encuentran distribuidoras eléctricas con más de 695.000 puntos de suministro, 0,5 GW de generación renovable y dos centrales de generación térmica, en proceso de desmantelamiento con el cierre previsto antes de 2021 y con casi 1 GW de potenciales derechos de acceso a la red.

Tras este acuerdo, EDP integrará los activos renovables en su filial EDPR, gestionará los derechos de conexión tras el cierre de las centrales térmicas y constituirá, junto a Macquarie, una alianza para los negocios de distribución eléctrica de Viesgo, Begasa y E-Redes. En la nueva sociedad, Macquarie tendrá un 24,9% de la sociedad y EDP, que gestionará la misma, mantendrá un 75,1%, controlando y consolidando los activos.

Además, esta operación se enmarca en el Plan Estratégico del Grupo EDP 2019- 2022, presentado en marzo del año pasado, que preveía un crecimiento en energías renovables y en redes eléctricas, así como reducir su exposición al riesgo de mercado y aumentar el peso de las actividades reguladas a largo plazo. Con esta operación, EDP refuerza significativamente su presencia en España y su posición en la vanguardia de la transición energética.

Es ta operación, por un valor de 2.700 millones de euros, demuestra la importancia estratégica y el compromiso de la empresa y de los accionistas con esta transacción, asegura EDP en un comunicado.

“Esta es una operación estratégica. Por la dimensión, por el refuerzo de nuestra presencia en un mercado core y porque al invertir en redes y renovables, contribuimos de forma relevante para cumplir con nuestra visión de liderazgo en la Transición Energética. En EDP seguimos creando valor a través de nuestras inversiones, al mismo tiempo que mantenemos una fuerte apuesta por nuestros grandes clientes y los nuevos productos y servicios downstream, que nos van a permitir cumplir con nuestro plan estratégico y construir un futuro más sostenible”, destacó Rui Teixeira, consejero delegado de EDP España.

Juan Caño, responsable de Macquarie Infrastructure and Real Assets para la península ibérica y miembro del Consejo de Administración de Viesgo, comentó: «Resulta fundamental que sigamos invirtiendo en las infraestructuras de redes de distribución de electricidad en España con el fin de garantizar que los hogares y la industria sigan teniendo acceso a una fuente de electricidad fiable y segura. En Viesgo, al centrarnos en nuestras actividades de distribución regulada de electricidad a través de esta alianza a largo plazo con EDP, podemos garantizar que este servicio público de vital importancia permanecerá en el epicentro de los esfuerzos de España para materializar la transición hacia a una nueva combinación energética».

Por su parte, Miguel Antoñanzas, CEO de Viesgo, asegura que «esta alianza dará pie a un proyecto conjunto a la vanguardia del sector energético en términos de competitividad e innovación, y con un enorme potencial de crecimiento.  Quiero agradecer al equipo de Viesgo su dedicación y compromiso en la ejecución de una estrategia pionera, orientada a la descarbonización temprana del sistema energético y a Macquarie por su apoyo desde 2015 que ha convertido a Viesgo en una de las compañías más dinámicas e innovadoras del sector».

Adiós a la marca Viesgo

Con esta operación se vuelve a dar la circunstancia de que una marca histórica del sector eléctrico español desaparece. Hace algo más de 12 años, la alemana E.On se hizo con Viesgo tras su acuerdo con Enel y Acciona tras la compra de estos de Endesa. Con esta operación, la marca Viesgo desapareció hasta que en 2015 el grupo energético alemán decidió salirse de España y vendió a Macquarie European Infrastructure Fund 4 (MEIF4) y Wren House Infrastructure (WHI) toda la compañía por unos 2.500 millones. 

Cabe recordar que Repsol compró a Viesgo por 750 millones de euros todo el negocio de comercialización así como algunos activos de generación hidroeléctrica y ciclos combinados.

Si se suman ahora estas cantidades, Macquarie ha obtenido unas plusvalías de 950 millones con ambas operaciones.

fuente:elperiodicodelaenergia.com