Se encienden las alarmas en Europa: los altos precios energéticos se llevan por delante las primeras comercializadoras en Reino Unido

Las consecuencias de los altos precios de la energía, tanto electricidad como gas, pueden ser muy graves para los que se dedican a la compra y venta de energía, es decir, para las comercializadoras.

 

Algunas de las comercializadoras actuales del Reino Unido acceden al mercado sin las coberturas suficientes, o no pueden poner las garantías porque están en pérdidas. Eso hace que finalmente tengan que abandonar su negocio.

Antes de que eso suceda, muchas de ellas comienzan a romper contratos con sus clientes, o tratan de cambiar los precios para no tener que afrontar este camino hacia la desaparición.

Un ejemplo de ello es lo que ha sucedido en Reino Unido, que está fijando precios récord tanto de gas como de electricidad en las últimas semanas. Así, el regulador energético de Reeino Unido, Ofgem, ha anunciado que dos proveedores de energía, PfP Energy y MoneyPlus Energy, dejarán de comercializar. PfP Energy suministra gas y electricidad a alrededor de 80.000 clientes domésticos y 5.000 clientes no domésticos. MoneyPlus Energy suministra gas y electricidad a alrededor de 9.000 clientes nacionales.

Bajo la red de seguridad de Ofgem, el suministro de energía de los clientes de PfP Energy y MoneyPlus Energy continuará y se protegerán los saldos de crédito pendientes de los clientes nacionales.

Los clientes de PfP Energy y MoneyPlus Energy serán contactados por su nuevo proveedor, que será elegido por Ofgem. Mientras tanto, el consejo de Ofgem a los clientes de PfP Energy y MoneyPlus Energy es que no cambie a otro proveedor de energía hasta que se haya designado uno nuevo y ellos se hayan puesto en contacto con usted en las próximas semanas y tome una lectura del contador para cuando su nuevo proveedor se comunique con usted.

“Aunque la noticia de que un proveedor quiebre puede ser inquietante, los clientes de PFP Energy y MoneyPlus Energy no deben preocuparse. Bajo nuestra red de seguridad, nos aseguraremos de que continúe su suministro de energía. Si es un cliente nacional con crédito en su cuenta PFP o MoneyPlus, esto está protegido y no perderá el dinero que se le debe».

“Ofgem elegirá un nuevo proveedor para usted y, mientras lo hacemos, nuestro consejo es que espere hasta que designemos un nuevo proveedor y no cambie mientras tanto. Puede confiar en su suministro de energía con normalidad. Le informaremos cuando hayamos elegido un nuevo proveedor, quien luego se pondrá en contacto con su nueva tarifa».

¿Quién se queda con los clientes?

En Reino Unido es el regulador quien decide qué comercializadora se queda con los clientes a través de un proceso competitivo. En el caso de España, la CNMC es quien avisa a los clientes de la comercializadora que pasarán a formar parte de una de las comercializadoras de referencia que dan la tarifa PVPC o regulada. No existe tal mecanismo competitivo por el que cualquier comerciallizadora puede tratar de hacerse con esos clientes que se quedan sin compañía.

Incluso la propia CNMC ha solicitado al Gobierno que modifique esa normativa para lograr una mayor competencia en el mercado. Así lo recuerda Daniel Pérez, abogado de Holaluz.

«Viendo la situación de quiebra de comercializadoras en Reino Unido y siendo conscientes de que en España también podría llegar a darse en los próximos meses, es preciso establecer de urgencia un mecanismo competitivo para los clientes de esas comercializadoras de forma que estos no vuelvan automáticamente a las incumbentes como sucede con la actual regulación española. Es una recomendación que ya ha realizado alguna vez la CNMC y que hay que implementar cuanto antes», señala.

Otro de los problemas en España es que el proceso para que una comercializadora deje de operar es largo y tedioso. Prácticamente pasa un año desde que deja de comprar energía o no abona las garantías, algo que hace se cree un agujero en el sistema que tenga que ser compartido por todos.

Ahora ha sucedido en Reino Unido, pero esto puede suceder en cualquier momento en España. Es hora de poner las barbas a remojar.

fuente: elperiodicodelaenergia.com